Tecnología educativa: formadora de profesionales del 2030

La educación del presente: ¿evolucionando o estancada? Para nadie es un secreto que la crisis sanitaria actual dejó las aulas de clase vacías y es entendible teniendo presente que hace dos años atrás las cifras de contagiados no paraban de ascender. Se estima que el coronavirus ha dejado a su paso alrededor de 500 millones de personas infectadas, según un artículo del periódico 20 Minutos, de España.

Así pues, el miedo y la desconfianza se instalaron en la mente de la sociedad y esa nueva realidad académica de la virtualización, se ha ido amoldando e intentando evolucionar para no quedarse estancada.

Pero “Tecnología Educativa” no es solo un “aula virtual”. Es mucho más que una plataforma educativa, es una nueva modalidad académica de educación, en la que debemos aprender a desaprender los viejos formatos para reaprender una nueva forma de enseñar lejos de la dureza de la clase magistral, de solo la entrega de conocimiento, de la única respuesta a una pregunta o de la verdad absoluta del profesor.

La aplicación de la tecnología educativa está siendo, en gran parte, la responsable de los primeros pasos hacia el salto de introducir la innovación en la educación. Será como un pilar que sostenga esa formación para un mundo exponencial, tan necesaria para minimizar las incertidumbres sobre las profesiones del futuro.

En este artículo te contamos más sobre la nueva realidad académica y cómo los nuevos formatos de aulas físicas y virtuales pueden aportar a la misma. De paso, te invitamos a conocer nuestra Maestría en Educación y Tecnología Digital (link a página maestría), que no podría estar más alineada con la temática que hoy desarrollamos y que te abre una puerta a ese 85 % de los trabajos que habrá en 2030 que, según un estudio de Samsung y el Instituto de Investigación IPSOS, todavía no se han inventado, entre ellos el “nuevo educador”.

La nueva realidad académica

Por primera vez en la historia de la humanidad todo lo aprendido por el Ser Humano en el comienzo de su carrera profesional es obsoleto cuando esta llega su fin. Trayendo de nuevo a colación el estudio de Samsung, este reveló que nueve de cada diez estudiantes están convencidos que realizarán trabajos muy diferentes a los de sus padres.

Un niño que hoy entra en el preescolar va estudiar una carrera universitaria de una profesión que hoy no existe. Las encuestas lo corroboran, ya que arrojaron que los niños ahora quieren ser hackers legales en vez de ingenieros de sistemas o traductores del lenguaje animal y no traductores de lenguas modernas.

Esto demuestra que las brechas digitales están desapareciendo y que la tecnología es, en la actualidad, una herramienta imprescindible y se hace cada día más cotidiana. Los videojuegos, los iPads, los computadores, smartphones y todo tipo de gadgets llegaron para acompañar la educación y parece que sin tiquete de retorno.

Una de los grandes ejes de la “Nueva Educación” es trabajar con los niños desde el preescolar introduciendo la “alfabetización digital”, que es pensar y actuar digitalmente para prepararse a las nuevas profesiones que les presentará el mundo en el 2035, cuando egresen de la universidad.

Qué es un aula virtual

Un aula virtual es el ejemplo perfecto de cómo entrelazar el binomio: nueva realidad académica y educación. Empecemos explicando en qué consiste.

Se trata de un espacio en línea que pretende simular un aula en vivo, en el que estudiantes y profesores interactúan en tiempo real, siempre teniendo en cuenta las necesidades de ambas partes. Asimismo, es un ‘lugar’ en el que se promueve la participación y la colaboración.

La importancia de las aulas virtuales reside en que se propone satisfacer los requerimientos educativos, que por muchos años se pasaron por alto, para poder complementar el aprendizaje.

Gracias a que las aulas virtuales existen:

  • Las clases presenciales tienen un componente virtual que acompaña y vuelve más dinámicas las metodologías y lecciones de estudio, sin dejar de lado la importancia de la investigación.
  • La educación se democratizó, puesto que promueve el aprendizaje inclusivo pensado, también, para aquellos con capacidades diferentes y dificultades de movilidad.
  • La continuidad educativa es un hecho, lo que significa que a pesar de que el mundo sufra cambios exponenciales repentinos, la infraestructura de aprendizaje virtual permite seguir con las clases.

Ventajas de las aulas virtuales

A continuación, enumeramos algunas de los beneficios más destacados al implementar el uso de las aulas virtuales como herramienta de aprendizaje.

  • Interactividad, debido a los múltiples canales de comunicación que ofrece.
  • Formación colaborativa. Así como en las aulas tradicionales, los estudiantes pueden trabajar en grupo.
  • El alumno es el centro, pues la inmediatez y agilidad de respuesta a sus interrogantes es evidente.
  • Contenidos variados, para reforzar el material educativo.
 

Empero a la falta de ese componente llamado conexión humana, son cada vez más los nativos digitales que esperan por una disrupción en el modelo educativo, que refuerce el aprendizaje tradicional con las virtudes de la tecnología.

Diferencias entre aula virtual y tradicional

El objetivo no es digitalizar una clase presencial para convertirla en virtual. Cada formato reclama métodos distintos, que hacen que la una difiera de la otra.

  • En el aula tradicional el profesor es solo un transmisor de conocimiento mientras que en la virtual el docente hace las veces de instructor, ya que se encarga de guiar a los estudiantes a través de sus interrogantes y trabajos prácticos.
  • Los alumnos, en el aula virtual, son unos participantes activos dispuestos a aportar conocimientos al grupo. Estos mismos, en el aula tradicional, se limitan, en la mayoría de los casos, a solo ser oyentes.
  • El tiempo y el espacio dejaron de ser un limitante en el salón en línea, en cambio, en las aulas tradicionales estos sí están establecidos y deben cumplirse.
  • Los materiales didácticos y métodos de enseñanza de la educación presencial siguen basándose en los mismos tipos de comunicación: escrita, hablada y no verbal. Por su parte, en la educación online el abanico de posibilidades es extenso y rico en formatos, donde los niveles de creatividad se disparan y la curiosidad aumenta.
 

Como se puede apreciar, la formación en línea no es solo un aula virtual.

El futuro del aula virtual será el Metaverso

Mark Zuckerberg,  el creador de Facebook  informó en octubre de 2021 que la empresa matriz de Facebook (hasta ese entonces llamada Facebook, Inc.) planeaba cambiar su nombre por Meta para «reflejar su enfoque en la construcción del metaverso”. La palabra «meta» proviene del idioma griego y significa «más allá», lo que indica el motivo futurista.

El Metaverso será como una especie de experiencia social híbrida que se disfruta hoy en día llevada a la realidad virtual o al mundo digital tridimensional. Esto permitirá que el aula virtual este compuesta por avatares que interactuarán mientras las personas estarán en sus casas con sus computadoras.

¿Ciencia ficción o realidad?

¡Solicita informes!

Articulos Recientes

Articulos Relacionados

¿Qué es el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE)?

Existen ciertas características que el estudiante debe buscar y analizar al momento de elegir la institución educativa en la que desea continuar con su formación profesional, entre estas, una de las más importantes es verificar si dicha institución cuenta con reconocimientos de validez oficial de estudios (RVOE) en sus programas académicos.

Lee Más »

La pandemia democratizó la educación virtual

El 11 de marzo de 2020 marcó un antes y un después en el mundo entero. Ese día la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la aparición de una nueva pandemia: El coronavirus. En este artículo te contamos cómo esta democratizó la educación virtual.

Lee Más »