El bajo nivel de madurez digital podría bloquear el futuro de una institución

Aunque la pandemia ha parecido acelerar la digitalización y la innovación, la realidad es que la puerta al futuro ha estado abierta desde hace unas cuantas décadas atrás, esperando que todos entremos para darnos la bienvenida a un mundo de infinitas posibilidades.

Sin embargo, hay algo que ha estado obstruyendo el camino: El bajo nivel de madurez digital en las instituciones a nivel global.

Hablamos de un macro panorama porque, aunque hoy muchos países han logrado superar la brecha digital, todavía resta un largo recorrido por transitar.

Nos encontramos en un mundo exponencial en el que cualquier paso en falso nos puede alejar cada vez más de la evolución digital. El peligro es quedarnos en la zona de comodidad del miedo a lo desconocido, inmóviles sin entender la exigencia de realizar el cambio a una nueva realidad del planeta.

No te lo expresamos solo nosotros

En la primera jornada del 9° Congreso Internacional de Innovación Educativa que organizó el Tecnológico de Monterrey, se habló sobre el mayor desafío para el crecimiento de la innovación en la educación: el bajo nivel de madurez digital en las instituciones y una amplia resistencia al cambio.

Aunque muchas personas están dispuestas a romper paradigmas y avanzar aún más hacia la innovación educativa, aún existen quienes se apegan a conceptos antiguos y desactualizados.

Pero ¿Qué causa el bajo nivel de madurez digital?

Esto puede atribuirse a numerosos factores, pero como te comentamos anteriormente, el principal puede ser la resistencia al cambio. Gran parte de la población aún está arraigada a una mentalidad conservadora y al miedo a lo desconocido ¡Y los entendemos! Desconfiar de lo extraño es totalmente normal.

Como seres humanos, es natural que no estemos dispuestos a salir de nuestra zona de confort 24/7, o que se tenga resistencia a nuevas realidades en las que no sabemos muy bien cómo desenvolvernos. Sin embargo, superar esta barrera es absolutamente necesario para el futuro de las profesiones.

Los gobiernos le deben mucho al mundo profesional y educativo: principalmente interés y apoyo.

La falta de inversión monetaria también es un factor determinante. Sin una estructura sólida y sin inversión tecnológica, las instituciones corren el riesgo de derrumbarse y a transitar en un constante modo de “supervivencia”, sin tener tiempo para prepararse para aprovechar las oportunidades digitales.

Entre otros obstáculos que están impidiendo avanzar, podemos contar con:

  • Falta de recursos.
  • Capacitación más innovadora.
  • Adquisición de herramientas digitales avanzadas.
  • Carencia de estrategia y liderazgo.
 

Muchos centros educativos y gran parte de la población aún están muy limitados en su capacidad para innovar y adaptarse a las demandas cambiantes de la sociedad. 

¿Qué involucra el bajo nivel de madurez digital?

Lo que comienza en ti, como un pequeño temor a lo desconocido, puede convertirse en una resistencia colectiva. De hecho, esto es lo que estamos viviendo y lo que ha aumentado cada vez más la brecha digital a un mundo exponencial.

Parecemos estar en una carrera en la que, mientras muchas organizaciones avanzan a pasos agigantados y se convierten en líderes en innovación, otras se quedan cada vez más rezagadas.  

Esto no solo afecta a la eficiencia y competitividad del panorama educativo y profesional en general, sino que también repercute en la calidad de los servicios que ofrecen numerosos profesionales, así como en su capacidad para satisfacer las expectativas de una audiencia cada vez más conectada.

Por lo tanto, para motivar y generar un ambiente más dispuesto al cambio, se requiere de muchas más iniciativas e incentivos para el uso de las nuevas tecnologías en las escuelas, universidades y establecimientos laborales.

Para superar y avanzar esta adversidad

  • Establecer una visión compartida

Las instituciones educativas necesitan definir una visión clara y sinérgica. Siendo conscientes de que es necesario invertir en la capacitación digital e innovadora. Esto contribuirá con el alineamiento de cada uno de los miembros de la comunidad educativa y profesional, superando la resistencia al cambio. En esta visión, es crucial abordar oportunidades de formación y capacitación en competencias digitales.

  • Estrategias innovadoras

También es indispensable abrazar la innovación como un pilar en la comunidad, y adoptar diferentes tácticas basadas en esto y en la audacia que permitirá avanzar a un futuro más brillante.

Una de estas estrategias puede ser el de fomentar la colaboración, es decir promover el trabajo en equipo y la colaboración entre cada uno de los miembros de una comunidad a través de plataformas digitales. Así, podrían compartir recursos, ideas y conocimientos en un entorno de interacción constante.

  • Aprendizaje continuo

Valorar el aprendizaje continuo como una absoluta necesidad, en lugar de una opción, es fundamental. Algunos de los precursores de los cambios más importantes a nivel mundial estaban conscientes de que, a pesar de sus increíbles descubrimientos, teorías y conceptos, no podían dejar de aprender ni de formarse. Ellos adoptan una posición de eterno estudiante, mirando siempre al futuro. 

El mundo necesita “profesionales hacedores”

En la actualidad esta creatividad y pensamiento innovador está a la orden del día. De acuerdo con lo explicado en el Congreso anteriormente, la oportunidad nunca ha sido mayor para la innovación y las EdTech (compañías que utilizan y desarrollan tecnología educativa) a nivel mundial.

El ecosistema de la tecnología en la educación está creciendo cada vez más, en respuesta a la demanda de los estudiantes, escuelas, universidades y empresas. Hoy en día, el cuerpo estudiantil está consciente de que necesita mejorar sus habilidades para realizar un verdadero aporte al mundo. Se requieren cada vez más profesionales con conocimientos competitivos, con innovación y profesionalidad.

Somos parte del cambio

Todo esto y más, es lo que invita cada vez a más personas a desarrollar habilidades emergentes que promuevan el cambio en la educación.

Así, podrán desarrollar un sistema de competencias con enfoque pedagógico que permitan la inserción de la tecnología en el panorama educativo actual.

Nuestra Maestría en Educación y Tecnología Digital favorece el desarrollo de la calidad académica y te capacita para formar parte de proyectos educacionales con alto nivel de innovación.

Si te parece interesante y deseas formar parte de un verdadero cambio, puedes conocer todo sobre nuestra Universidad UIIX. 

¡Solicita informes!

Artículos Recientes

Artículos Relacionados

Contratos inteligentes

Los contratos inteligentes son como los «robots de las transacciones». Pueden automatizar tareas que actualmente requieren intervención…

Lee Más »